Quiero crear una marca nueva…. que debo hacer?

Debemos tomar en cuenta una serie de premisas básicas para diseñar una marca que logre satisfacer en sí­ misma nuestras expectativas económicas, la realidad del mercado de bienes y servicios y los gustos del consumidor. Estas caracterí­sticas son:

  • Brevedad. Una o dos palabras como máximo; una o dos sí­labas; en resumen: economí­a visual y oral que facilite su lectura y recuerdo.
  • Fácil Lectura y Pronunciación. Para que el consumidor reciba el impacto del anuncio es preciso que la marca sea fácil de leer y se pronuncie de una sola forma. Recuerde, si el cliente no sabe o no puede pronunciar su marca, comprará otro producto.
  • Eufoní­a. La audición del nombre de una marca debe resultar agradable para el oí­do del consumidor. Las letras “l, r, t, d” son de gran audición mientras que las letras “g, k” causan desagrado. Por otro lado, ” x, k, j, t, w” dan a la marca sensación de robustez.
  • Memorización. El nombre de la marca se ha de poder memorizar visual y/o auditivamente con gran facilidad.
  • Asociación y/o evocación. El nombre de una marca debe ser asociado por los consumidores al tipo de producto al que corresponde, evocando al producto, al sonido que produce el efecto de su uso, recordando sentimientos positivos del producto. Pero asociar o evocar no se deben confundir con describir ya que la marca no describe al producto sino que lo distingue, por lo tanto, el nombre no debe hacer una descripción del producto, ya que incurrirí­a en las disposiciones prohibitivas de nuestra legislación para el registro de una marca.
  • Distinción. El nombre de la marca debe conferir al producto distinción, diferenciarlo de la competencia. Asimismo, se deberán evitar mimetismos y nombres de moda. Se ha comprobado que la estrategia de diferenciar un producto es la que ofrece mejores resultados y beneficios para las empresas. Esto es así­ porque la diferenciación permite que la empresa se proteja contra la competencia. Una empresa que desarrolla con éxito una estrategia de diferenciación podrá imponer a sus productos un precio más elevado que el de la competencia. La estrategia de diferenciación permite, además, alcanzar mejores niveles de fidelidad de los clientes.
  • Adaptación. El nombre debe adaptarse a las necesidades del envasado o la rotulación así­ como cualquier tipo de soporte publicitario.
  • Sintonización con el público, tanto a nivel moral como estético, marcas alusivas a estupefacientes, guerra y violencia, y en general, aquellas que atenten contra el orden y las buenas costumbres no son permitidas.
  • Protección por la ley. Debe ser solicitado su registro, previa búsqueda de antecedentes que puedan afectar su concesión.
  • Nivel internacional. Es decir, que sea válida la pronunciación para los diferentes países en los que el producto vaya a venderse.