El lado oscuro de las Franquicias

Se habla mucho de los beneficios de las franquicias, de cómo se logra el éxito bajo este formato de negocios, pero son pocas las veces en las cuales realmente se enumeran sus ventajas y desventajas.

El sistema de franquicias representa la unión de dos empresarios, donde la relación no es del todo rosa o perfecta, ya que implica ventajas y desventajas, tanto para el franquiciante como para el franquiciado.

En primer lugar para quien otorga la marca, el franquiciante, existen beneficios claros como:

  1. el fortalecimiento y preservación de la marca,
  2. una baja inversión de capital en la expansión del negocio,
  3. mayor eficiencia operativa en las nuevas unidades directamente operadas y supervisadas e
  4. incremento en la cobertura y desarrollo de mercados.

Otras ventajas vienen representadas en:

el cobro de una cuota inicial por derechos de uso de la marca, con lo que se recupera en el mediano plazo la inversión del desarrollo del sistema de franquicias. Y además las regalías mensuales en base a las ventas brutas de los artí­culos o servicios de las franquicias otorgadas.

Para quien adquiere la franquicia, las ventajas son: reducción de riesgos o incertidumbre al invertir en un negocio probado, innovación permanente en aspectos metodológicos y tecnológicos, asistencia técnica permanente y capacitación documentada en los manuales de operación o a través de los de operación. También tiene acceso a sistemas administrativos de control y evaluación del desempeño de franquiciado, adiestramiento en procesos productivos de bienes y servicios, sentido de permanencia a una red consolidada de franquiciados, acceso a programas de promoción y publicidad e incremento en su prestigio personal al involucrarse con un concepto de negocio.

Como hemos visto, dentro de esta modalidad de negocio, existen ventajas para ambas partes. Ahora bien, todo lo que tiene un beneficio tiene una contraprestación en riesgos asumidos.

Entonces los peligros que en esta unión ambos asumen, en el caso del franquiciante son: riesgo del mal uso del nombre comercial o de las marcas asunto que ha tomado mucho tiempo para el franquiciante establecer. Hay una fuerte inversión inicial en el desarrollo de los sistemas de franquicias, el franquiciante o la marca debe invertir en su sistema de franquicias. También, existen riesgos de bajo índice de rentabilidad porque obviamente las utilidades van a ser compartidas.

En ocasiones se presenta resistencia de los franquiciados para cumplir puntualmente en el pago de las regalías mensuales y presión por parte del franquiciado para alterar los métodos de operación.

Hay una posibilidad de rompimiento del espí­ritu de equipo, lealtad y confianza; o de que existan franquiciados incompetentes o no éticos. Desde el punto de vista del franquiciado, se encuentra desventajas como: poca innovación, no puede inventar porque todo está inventado y escrito en los manuales de operación de la marca maestra.

Se corre el riesgo de no haber seleccionado el concepto del negocio más afín a sus pretensiones personales, o hay la posibilidad de relacionarse con un franquiciante incompetente o no ético.